05 May

Crónica del Primero de mayo de 2021

«Se me acusa del delito de conspiración. ¿Y cómo se prueba la acusación? Pues declarando sencillamente que la Asociación Internacional de Trabajadores tiene por objeto conspirar contra la ley y el orden. Yo pertenezco a esa Asociación, y de esto se me acusa probablemente. ¡Magnífico!

Os desprecio; desprecio vuestro orden, vuestras leyes, vuestra fuerza, vuestra autoridad. ¡Ahorcadme!»

Louis Lingg, Chicago (1886)

Ha pasado más de un siglo desde que en Illinois un tribunal estadounidense condenase a 8 compañeros anarquistas, ejecutando a 4 de ellos y empujando a la muerte a un quinto, en su celda. Ha llovido mucho desde aquella primera generación de anarquistas organizadxs y conscientes de su propia identidad, y sin embargo estamos lejos de alcanzar ese bello ideal que ya entonces se extendía por todo el globo. La jornada de memoria y lucha que era el Primero de Mayo se ha ido blanqueando hasta convertirse en una fiesta vacía de contenido revolucionario, una fiesta en la que políticos, instituciones y organizaciones autoritarias se han apropiado de su significado hasta asimilarlo y pacificarlo. Pero la AIT nunca olvidó a lxs suyxs y año tras año se ha esforzado por mantener vivas las palabras de aquellxs que dieron su vida por la Idea.

Con esta convicción, la federación que formamos los sindicatos de la CNT-AIT de Madrid volvió a tomar las calles para alzar la voz en defensa de lxs oprimidxs. Sin duda, ha sido un año extraño en el que hemos tenido que adaptarnos a las circunstancias provocadas por la pandemia, pero también ha sido un año de crecimiento y de reorganización a muchos niveles. Todo ello se ha hecho notar y el resultado ha sido satisfactorio y esperanzador.

Como es ya tradición en Madrid, la manifestación comenzó en Valdeacederas, tomando Bravo Murillo en dirección Cuatro Caminos. Aún no habíamos empezado a caminar cuando surgió el primero de varios incidentes. Un grupo de nazis trató de infiltrarse en la cola de la manifestación, provocando la reacción de un grupo grande de compas que rápidamente les expulsaron. Su fracasado intento de montar una escena digna de ocupar los titulares y conseguir arañar así un poco de protagonismo en un día en el que no tiene donde meterse quedó en nada.

Iniciamos la manifestación
Parte del grupo de nazis que trato de acercarse a la manifestación

La manifestación consiguió arrancar pese a las provocaciones, en un ambiente de complicidad y compañerismo de los que reconfortan el corazón de todxs aquellxs que creemos en una sociedad de iguales construida en libertad. La columna bajaba por esta arteria del barrio de Tetuán, creciendo paso a paso. Llegado a un punto del recorrido, la cabecera de la manifestación decidió tomar todos los carriles de la avenida, tal y como habíamos avisado a Delegación del Gobierno que haríamos. Pero las unidades de antidisturbios que el Estado tuvo la amabilidad de enviarnos no nos lo permitieron. Una vez más, evitamos caer en sus provocaciones y decidimos continuar la marcha a pesar de las apreturas.

Momento en el que la policía nos impide ocupar todos los carriles.

Pero aún nos quedaba por soportar un abuso más por parte de un cuerpo represivo conocido por su chulería y autoritarismo. El compañero encargado de fotografíar el acto fue increpado y empujado repetidas veces por un antidisturbios que llevaba todo el recorrido complicándole la vida, impidiéndole salir y entrar del grupo para poder cumplir con esa tarea. Le separaron a tirones de nosotrxs y le identificaron, mientras tratábamos de llegar hasta él.

A pesar de los contratiempos llegamos al final del recorrido, donde dos compañeros de la Federación Local dedicaron unas palabras a hablar de la situación tan adversa que viven las clases explotadas y de la importancia de organizarnos para hacerle frente. Además, en un día como este no podíamos olvidar rendir homenaje a Marijose, compañera del Sindicato de Enseñanza e Intervención Social de la CNT-AIT de Madrid fallecida el pasado 3 de marzo por culpa del autoritarismo y el desprecio de la dirección del instituto donde trabajaba. El compañero, también parte de la Sección Sindical de dicho instituto, animó a todxs lxs presentes a que acudieran a la concentración con la que, la próxima semana, llevaremos este funesto conflicto a las puertas de la Consejería de Educación. Cerramos la jornada guardando un minuto de silencio en memoria de Marijose y recordando las palabras de lxs compas de Distrito 14, a lxs que queremos mandar un fraternal abrazo: “si su lucha es hasta matar, nuestra lucha será hasta morir”.

Así pues, animamos a luchar, más allá de las ideas, por la coherencia de las mismas. Porque sin ella, el autoritarismo siempre tendrá un lugar en el que poder crecer hasta doblegarnos a sangre y fuego. Es un compromiso duro. Es ir contra la corriente que hace que cuestionemos las formas, pero no el fondo. Es ahí dónde el anarquismo, en su análisis radical de la realidad, insiste en que la lucha no debe comprometerse con votos y subvenciones, ni tener lazos con partidos que representan ese mismo principio de autoridad que tanto daño ha hecho a este mundo. Si no entendemos que el sistema representativo en todas sus formas es antagonista de la lucha social, estaremos condenadxs al fracaso y a la desesperanza.

El federalismo libertario se construye desde la confianza y la complicidad.

No olvidemos nunca esa lección histórica.

Por la lucha anarquista, ¡larga vida a la AIT!

GALERÍA DE FOTOS
22 Abr

1º de MAYO. En el trabajo nos explotan, en la calle nos reprimen

Otro año más, desde la Federación Local de sindicatos de la CNT-AIT de Madrid, convocamos a toda la clase trabajadora a tomar las calles de la ciudad para demostrar que juntes podemos cambiarlo todo, que la práctica de la solidaridad y el apoyo mutuo es la mejor defensa frente a la represión, y que seguiremos avanzando, codo con codo, hacia la Revolución Social.

Este 1 de mayo no te quedes en casa

A las 12:00, del metro de Valdeacederas a Cuatro Caminos

Contra la explotación laboral, lucha anarcosindical

COMUNICADO

El Estado, por medio de sus cuerpos de represión, siempre se ha opuesto violentamente a todo avance en derechos tanto sociales como laborales, sexuales y de todo tipo. No olvidemos que el reconocimiento de los derechos humanos y sociales ha sido y es una conquista de los movimientos obreros y sociales en la calle, no un regalo estatal o patronal, y que en la práctica, son vulnerados continuamente.

Los Estados utilizan las leyes para legitimar el sistema de explotación basado en las desigualdades de clase, en los que una clase social tiene el control de la economía y por tanto el control del gobierno, de los medios de producción, de los medios de comunicación y de la justicia; mientras que otra clase social, la nuestra, sacrifica su vida, sometida a un sistema productivo que permite a la burguesía acumular riquezas de forma infinita. En estos momentos la clase trabajadora está sufriendo una de las peores crisis del capitalismo, con casi 4 millones de paradas, 900.000 personas todavía en ERTE y unas condiciones cada vez más precarias en el mercado laboral; sin embargo, no dejamos de ver cómo miembros de la Casa Real, políticos, empresarios y demás miembros de la alta sociedad, de ideología liberal todos ellos, reciben trato de favor por parte de la justicia ante sus multimillonarios crímenes mientras nuestras hermanas y hermanos de clase obrera son perseguidas, agredidas y encerradas por reivindicar derechos y justicia social en las calles.

Desde los medios de comunicación no dejan de enviar mensajes propagandísticos que tienen como objetivo criminalizar la protesta equiparando rotura de escaparates y quema de contenedores a crimen, y creando una opinión pública contraria a las reivindicaciones que acompañan estos actos.

El capitalismo es en la actualidad la mayor amenaza para la supervivencia en el planeta y de las formas tradicionales de vida, la cultura de los pueblos, y solo busca acumular capitales sometiendo, esclavizando y explotando cualquier cosa que le permita seguir creciendo. Quienes nos oponemos a este sistema no somos personas violentas, al contrario, somos personas conscientes que buscamos un futuro mejor para las generaciones futuras y que aspiramos por encima de todo a la justicia social. Y es entonces cuando de nuevo el Estado utiliza la violencia, la represión, el miedo, la manipulación… para acabar con la «disidencia».

El 1º de Mayo es una jornada en la que se reivindican las conquistas sociales gracias a la lucha obrera, se conmemora la lucha que iniciaron en Chicago obreras y obreros como nosotras en favor de la jornada laboral de 8 horas, y que también fueron acusados de violentos, radicales y extremistas por los mismos que nos acusan a nosotras actualmente. Muchos fueron encerrados, perseguidos, torturados y asesinados por la misma policía y el mismo sistema judicial que nos persigue y nos encierra hoy. El mantenimiento del orden social, la paz social, no significa bajo su perspectiva más que someterse a las leyes y aceptar las profundas desigualdades sociales y los crímenes que estas vienen a legitimar.

Este 1º de Mayo pedimos un reparto justo del trabajo y la riqueza, la reducción de la jornada laboral sin reducción salarial, exigimos justicia social, pero sin olvidarnos de todas las personas detenidas y represaliadas por ejercer su derecho a manifestación y a la libertad de expresión.

Porque la represión y la violencia del Estado siempre la sufrimos la clase obrera.

Por un 1º de Mayo Anarquista y antirrepresivo.

[Descargar PDF] Panfleto para el 1º de Mayo
Organízate y lucha